Arrendamiento:

Diferencias entre el arrendamiento Financiero y el Puro
Para determinar cuál es la mejor opción entre las dos alternativas de arrendamiento, debemos revisar varios aspectos que influyen en esta decisión:

El primero de ellos es la posesión de los bienes. Cuando alguien tiene en mente el ser propietario de lo que está usufructuando o utilizando para efectos del desarrollo de su actividad económica, la única alternativa es la utilización del arrendamiento financiero. En cambio, si su preocupación principal es la de tener tecnología de punta, es decir lo más reciente en el mercado en cuanto avance tecnológico y no le interesa de manera importante la posesión del bien, lo más recomendable es pensar en el arrendamiento puro, ya que con éste tendría el derecho de usufructuar el bien y al término del contrato lo devolvería a la arrendadora y con esto abrir la posibilidad de obtener un nuevo equipo.

Lo relativo a la liquidez. Cuando hablamos de arrendamiento financiero el pago de las contraprestaciones llamadas rentas es mucho mayor que en el arrendamiento puro ya que en el arrendamiento financiero se hace necesario liquidar el total del bien más las cargas financieras o intereses, mientras que en el arrendamiento puro no liquida la totalidad del bien sino parte del mismo que se supone es el demérito que éste tiene, ya que al término del contrato al no ejercer la propiedad no tiene que pagarlo en su totalidad, teniendo en consecuencia que en el arrendamiento puro los flujos sean menores.

Este esquema crediticio es ideal para todo tipo de empresas, desde PYMES hasta grandes corporativos así como para personas físicas de actividad empresarial o profesional que necesiten reducir su carga fiscal.

 
Todos los derechos reservados Finintegra 2013 | Política de privacidad
Administrado por SMA Estrategias Digitales